Discípulas de Gea

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito define la Trata de personas como “el traslado de seres humanos de un lugar a otro dentro de las fronteras de un mismo país o hacia el exterior con fines de explotación, en su mayoría explotación sexual, laboral o en la mendicidad”

La trata y la explotación sexual mueven una cifra superior a los 8 millones de euros al día en España, según datos del Ministerio de Sanidad. Según la ONU, cerca de 140.000 mujeres acaban atrapadas en redes que les chantajean con fines de explotación sexual. Este es el tipo de trata con mayor casos, y supone un 50 % del total, siendo mujeres y niñas las principales afectadas (71 %)

En España existe desde 2015 un plan específico contra la trata. Concretamente en Guadalajara, existe desde 1983 una asociación, Guada Acoge, que tiene como misión fundamental el apoyo a personas inmigrantes, personas en riesgo de exclusión social y también está desarrollando un programa contra la violencia de género y la explotación sexual. Precisamente, para  apoyar este último programa nació la idea hace más de un año desde Inventa Editores la idea de Discípulas de Gea.

Díscipulas de Gea es un libro colectivo compuesto por las aportaciones de 36 mujeres. Se ha realizado mediante Crowdfunding y todas las aportaciones irán destinadas sostener el programa que hemos mencionado más arriba.índice

El libro está compuesto por relatos, poesías e ilustraciones que reivindican y dan valor al  trabajo artístico que realizan las mujeres, por un lado, y visibiliza la situación, las dificultades o la violencia que han sufrido las mujeres a lo largo de los tiempos. Historias que nos hablan de las luchas, de las maternidades, la amistad, el miedo, la fuerza, la resilencia, la necesidad de romper estereotipos y cambiar la sociedad, el derecho a decidir y ser quien una quiera ser, temas todos que nos tocan muy de lleno a las mujeres y de los que debemos ser conscientes a nivel individual para llevar a cabo movimientos y cambios colectivos.

Mujer. De Zahra El Hasnaoui

“Cuando

la verdad se quemaba en hogueras.

Cuando

se hablaba de cuerpos

carentes de alma,

y almas carentes de razón.

Cuando

el silencio helaba

zapatos rojos en la acera.

La breve sonrisa tornó

el frío en abrazo,

el golpe en fuerza.

Entre lides y  hastío

recuperaste la voz,

el viento y las flores”

Las ilustraciones y fotografías, realizadas mediantes diferentes técnicas, tienen mucha fuerza y en ellas predominan el cuerpo de las mujeres que se resisten, que buscan un cambio, que transmiten sentimientos, emociones, dolor y rabia pero también alegría, vitalidad y esperanza. Muchas de ellas  acompañan a los textos pero, sin lugar a dudas, tienen mensaje y entidad propia.

IMG_20171210_103020

Laura Virumbrales

En cuanto a los relatos, merece la pena destacar Las mentiras del espejo de Laura Riñón, un relato que nos recuerda el esfuerzo que tuvieron que realizar muchas mujeres para sacar a sus hijas adelante y cómo la sociedad invisibilizó su trabajo (en muchos casos, atribuyéndoselo a sus maridos) y lo menospreció… por el hecho de ser mujeres. Además, es el reflejo de otras tantas mujeres escritoras que tuvieron que hacerse pasar por hombres para poder trabajar en lo que deseaban: desde las hermanas Brönte, George Sand, María Lejárraga, Concepción Arenal  hasta la periodista (como en el caso del relato) y reportera de guerra Carmen de Burgos “Colombine” que publicó incluso bajo el seudónimo de Perico el de los Palotes.

Libros como Discípulas de Gea son necesarios. Libros que buscan la igualdad en el ámbito literario pero que también son generosos y solidarios.

Discípulas de Gea from Discípulas de Gea on Vimeo. Realizado con mucho cariño por Elvira Ongil y con banda sonora de Anibassia Vals. Merece la pena verlo.

Anuncios

Ellas también cuentan

índiceEllas también cuentan es un libro de relatos editado por Baile del Sol que recopila relatos de las principales escritoras africanas.

Se trata de una antología que pretende dar visibilidad a escritoras africanas en diversos géneros: relato, poesía y ensayo aunque predomina el primero dejando un espacio meramente simbólico a los otros dos, especialmente al ensayo.

En mi opinión, se trata de un libro necesario ya que posiblemente conozcamos pocos nombres de escritoras del continente africano, más allá quizás de Toni Morrison o Chimandada Ngozi. Sin embargo, son muchas las que dan voz a otras mujeres a través de sus historias, a sus situaciones de violencia, de opresión, etc. pero también de fortaleza, valentía y capacidad de decisión.

Junto a este libro, también me gustaría mencionar un pequeño libro titulado Cálidas eran las noches de la escritora de Cabo Verde Dina Salústico que atrae por su sencillez, brmujernegraevedad (no son relatos de más de dos páginas) y que, al mismo tiempo, ahondan y se acercan a temas complejos como la relación entre madres- hijas, la rebelión de las mujeres o la desmitificación de la masculinidad tradicional.

Como ya sabéis, siempre invito a lecturas diferentes que nos aporten otra mirada o nos hagan reflexionar. Ellas también cuentan. No lo olvidemos.

La vegetariana. Han Kang

La vegetariana fue publicado por primera vez en 2007, en Corea del Sur, país originario de su autora Han Kang. Esta ganó en 2016 el Man Booker Prize International. Nació en 1979 y estudió literatura en la Universidad de Yonsei. Es narradora y poeta y esta es su primera novela traducida al castellano.

hankang

A pesar de su título, no es se trata de una novela que tenga que ver con el veganismo y el antiespecismo. Podríamos discutir si es un título acertado o no, pero lo cierto es que a su autora le ha funcionado desde el punto de vista del marketing.

Es una novela compuesta de tres relatos relacionados entre sí. Se dice que se inspiró en un verso de Yi Sang: “Creo que las personas han de ser plantas”, que Hang Kang interpretó como una posición contra la violencia del período colonial nipón.

Se trata de un libro recomendable para leer puesto que puede generar debates enriquecedores en torno a cuestiones del papel de la mujer, las agresiones que sufren y las violaciones.

En primer lugar, debemos ser conscientes del contexto cultural y social en el que tiene lugar y antes de juzgarlo tenemos que ser conscientes de nuestra mirada occidental que, en muchos sentidos, es diferente de la asiática.

Corea del Sur es un país rico, muy influenciado por ideas confucionistas (que relegan a la mujer a un papel sumiso al padre, al hermano, al marido) y donde como comenta Gabi Martínez en la introducción del libro, la existencia aún de la chamanería (el 90 % son mujeres puesto que es el único lugar donde puede no verse sometidas). En los últimos tiempos hay mucho interés en las ideas capitalistas a pesar de lo que también alberga muchas tradiciones. Aunque hay una mujer en el gobierno, primera presidenta del gobierno en Corea del Sur, Park Geun-hye, pocas personas lo ven como un indicador de la mejora de la situación de las mujeres, ya que es hija del dictador que gobernó entre 1961 y 1979.

Quizás, en este contexto podamos entender el planteamiento de la novela y uno de los puntos sobre los que me parece interesante conversar. La protagonista, Yeong-hye tiene una noche un sueño y entonces decide dejar de comer carne, después también vegetales y se irá 519HCe7xx3L._AC_UL320_SR202,320_dejando hasta llegar a un punto muy extremo, su deseo de convertirse en planta, elementos fantásticos que en algunas ocasiones Han Kang utiliza en sus novelas. La autora comenta que empleó este tipo de metáfora o parábola para mostrar cómo Yeong-hye lo que pretende es desconectar de la violencia que existe en el ser humano y rebelarse contra el rol que la sociedad le ha impuesto, aunque los demás no lo vean así porque a lo largo de la novela simplemente piensan que se ha hecho vegetariana o que tiene anorexia.

Comprobaremos que en la novela, Yeong-hye, no tiene voz, apenas habla un par de veces y siempre de manera muy breve. Es observada y se le da existencia desde el punto de vista de otros tres personajes: su marido, su cuñado y su hermana. La mujer, atravesada por la mirada de lo otros y que de alguna forma convierte a la lectora también en observadora con la posibilidad de crear su propia opinión.

La sociedad patriarcal que comentábamos que proporciona las reglas del confucionismo se aprecian claramente en estos tres personajes.

El marido, un personaje machista que sólo desea una mujer que le atienda y le sirva y que piensa de ellas cosas como: “Antes de que mi mujer se hiciera vegetariana nunca pensé que fuera una personal especial”, “Si me casé con ella fue porque así como no parecía tener ningún atractivo especial, tampoco parecía tener ningún defecto en particular”, “Así pues, fue natural que eligiera casarme con ella, que tenía el aspecto de ser la mujer más corriente del mundo”, “Tal como lo había esperado mi mujer se ajustó sin problemas al rol de esposa común y corriente que yo deseaba”.

El cuñado, artista, parece haber sentido atraído por Yeong-hye y aprovecha el cambio de esta en la alimentación y su comportamiento para intentar que participe en una especie de performance pero su mirada sobre ella es siempre la de una mujer sexualizada, erotizada que podría culminar sus fantasías: “La mujer de sus bocetos no tenía rostro, pero era su cuñada. Mejor dicho, tenía que ser su cuñada. […] Era un poderoso deseo sexual hacia un objeto definido que no sentía desde que se había casado”, “Superponiéndose a la sensación placentera que tuvo cuando tocó por primera vez las tiernas nalgas de su hijo recién nacido, el trasero de su cuñada, que nunca había visto, resplandecía como una luz brillante dentro de sí mismo”.

Por último, ofrece su punto de vista de Yeong-hye, su hermana, que representa el papel de la mujer que todo lo tiene que poder, la superwoman: trabajo fuera de casa, en casa, cuidar a su hijo, a su marido, y hacerse cargo de su hermana cuando esta cambia y su familia se desentiende de ella: “Yeong-hye era cuatro años menor que ella […] Desde los años de infancia, en los que era castigadas con cachetadas por la mano pesada del padre, Yeonghye había sido para ella alguien a quien debía cuidad continuamente alguien que le suscitaba un sentimiento de responsabilidad que se asemejaba al instinto maternal”

Además, podemos analizar temas con la violencia contra las mujeres. Todos los personajes masculinos de esta novela ejercen violencia contra las mujeres, al ver que no consiguen de las mujeres lo que ellos consideran que tienen derecho a reclamar. El padre pega a su hija cuando decide dejar de comer carne y tanto el marido como el cuñado consuman violaciones dentro del matrimonio.

La vegetariana es una novela perturbadora, te remueve por dentro, es dura y con escenas gore pero merece la pena leerla y reflexionar sobre ella. La propia autora en una entrevista comentaba que los hombres solían sentirse muy incómodos y la dejaban de leer. Las mujeres, en cambio, aunque sentían malestar sí que continuaban leyendo.

¿Puede ser porque a los hombres no les gusta leer sobre los privilegios y la violencia que ejercen contra las mujeres y éstas se han sentido identificadas con esa sumisión e inferioridad a las que se les suele relegar?

La bastarda. Trifonia Melibea Obono

Conocemos otras como Chimamanda Ngozi, Yaa Gyasi o Nadime Gordimer pero nos llegan con cuentagotas y, a veces, hasta nos pueden pasan desapercibidas. Recientemente Casa África y la editorial Baile del Sol han publicado una antología en castellano de escritoras africanas de habla inglesa, titulado Ellas [también] cuentan un libro que esperemos que devuelva, en parte, lo que se merecen, muchísimas escritoras del continente africano.

El libro que tengo entre manos y que he terminado de leer hace poco es  La bastarda  de Trifonia Melibea Obono,  escritora de Guinea Ecuatorial.

Trifonia Melibea es una escritora joven, nacida en 1986, periodista y politóloga. Empezó a escribir hace mucho tiempo, cuando en la infancia se hacía preguntas sobre por qué ella no podía hacer ciertas cosas, aunque no haya sido hasta hace poco cuando se han publicado sus libros.

Melibea-Obono_2La escritora guineana habló ya en 2016, en una mesa redonda sobre diversidad afectivo-sexual en el Centro Cultural de España en Malabo, de la dificultad que existe en su país para vivir y disfrutar libremente de una sexualidad diferente a la normativa. De hecho, muchas personas tienen que mentir y llevar una doble vida, afirma.

La bastarda es una breve novela, bien escrita, que se lee con fluidez, una novela feminista que visibiliza temas complicados de sacar a la luz en determinadas culturas como son la presión de la tradición, la homosexualidad y el control sobre las mujeres.

Cv8VEZVXgAUmUdmLa novela está ambientada en Guinea Ecuatorial. La protagonista, Okomo, pertenece a la etnia fang. A través de la joven conoceremos las costumbres y tradiciones de esta etnia así como las diferentes presiones y dificultades a las que tiene que enfrentarse.

En este caso, Okomo, lo tiene doblemente difícil por ser mujer y bastarda (su madre murió en el parto y desconoce quién es el padre) y por sentirse atraída por las mujeres. Esta dificultad es mayor porque en muchas culturas africanas el ser homosexual ni siquiera se considera, se piensa que es un mal proveniente de la cultura occidental.

En la etnia fang si existe una palabra para el hombre homosexual: “hombre-mujer” pero para el caso de la mujer no existe un término con que nombrarla, por lo tanto, existe una doble invisibilidad para las mujeres.

Con la historia de Okomo se cruzan otras historias que le dan forma al libro y nos hacen reflexionar sobre otras costumbres arraigadas en la etnia fang como la poligamia y la brujería.

Personalmente, creo que se trata de un libro con fuerza, del que se pueden extraer muchas conclusiones y que recomiendo su lectura puesto que como se comenta en su introducción es novedoso porque lo escribe una mujer, es feminista y militante y habla abiertamente de la homosexualidad en África.

Bastarda yo, una mujer fang; bastarda yo la hija de una soltera fang; bastarda yo, lesbiana. Con esta cita al comienzo del libro se resume la potencia del libro y los ejes sobre los que se mueve.

 

La mujer en el sur

La mujer en el Sur es un libro de relatos dentro de un proyecto de la Asamblea de Cooperación de la Paz (ACPP) que además incluye un video y una exposición fotográfica.

Los relatos, acompañados también de una ilustraciones maravillosas, fueron escritos por mujeres de 13 países diferentes (Palestina, Israel, Túnez, Marruecos, Mauritania, España, Guinea Bissau, Senegal, Haití, República Dominicana, Honduras y El Salvador) y a través de su mirada pretenden mostrar la situación de las mujeres en diversos países considerados del sur. Se trata de una muestra diversa que nos acerca a las diferencias y semejanzas en los problemas, dificultades, discriminaciones y abusos que sufren las mujeres en distintas partes del mundo.

Las mujeres, por el mero hecho de serlo, viven en condiciones de desigualdad respecto a los hombres, privilegiados. Las primeras luchan por romper las relaciones de poder que las someten. Pero además, entran en juego otros elementos que no se pueden ignorar que van desde la posición social, el aspecto físico, la religión, hasta las guerras o la raza.

Durante la lectura de estos relatos podemos ser conscientes de diferentes problemáticas. En los relatos de las autoras de Palestina e Israel, por ejemplo, se habla de las guerras. Las mujeres tienen que hacer frente no sólo al miedo al otro y al diferente, aunque se aprecia la solidaridad entre mujeres (que también surge entre las mujeres saharauis que organizan sus campamentos y buscan su derecho a que se reconozca su identidad), sino además luchar porque evitar que su cuerpo se convierta en un campo de batalla, algo que sucede en todas las guerras.

Otros relatos, como el de Marruecos nos acerca al cruce de culturas y a la mutilación genital femenina que padecen cerca de tres millones de mujeres en el mundo y que muchas mujeres como Fátima Djarra, de Guinea Bissau (uno de los países que más la sufren), intentan erradicar a través del activismo, concretamente dentro de la Asociación Flor de África en Navarra.

aliados2

La mujer como responsable de las tareas domésticas y su papel de cuidadora es otra de las cuestiones claves que sale a relucir en los relatos de Túnez o Guinea Bissau o las continúas violencias sexuales y de género que sufren las mujeres en Mauritania u Honduras así como la visión de la mujer destinada a complacer al hombre en el matrimonio en lugares como Haití o Senegal, algo íntimamente relacionado con los matrimonios forzosos, incluso con niñas, que se conciertan en muchos países del mundo.

Estos temas, junto a otros no menos importantes, como el acaparamiento de tierras en Nicaragua, la poligamia en Senegal, la falta de educación en República Dominicana (y el interés de muchas mujeres por acceder a ellas) nos dan, como decíamos, una visión general de cómo es la situación de la mujer en determinados países, sin una mirada externa.

Estas y otras mujeres, lejos de victimizarse luchan cada día por crear un mundo mejor y más igualitario para ellas y sus compañeras. Se organizan y surgen proyectos de empoderamiento relacionados con la participación en la economía, en la política, en la educación y en el activismo por los derechos de las mujeres.

Conocida es la lucha que llevó a cabo Malala Yousafzai, una niña pakistaní para que las niñas tuvieran derecho a la educación. En el libro autobiográfico Yo soy Malala podemos de conocer de primera mano sus reivindicaciones y los ataques que sufrió por ello. Otro proyecto interesante que se han llevado en distintas zonas de África como Guinea Bissau o Kivu Sur, una región del Congo es el de empoderar haciendo radio. En la entrevista que Elisa García Mingo realiza a la activista congoleña Caddy Adzuba en el libro Micrófonos de paz podemos hacernos una idea del funcionamiento y de la utilidad de este tipo de proyectos. Y también es interesante que haya novelas publicadas como La bastarda de Trifonia Melibea Obono, de Guinea Ecuatorial, donde se abordan temas como el peso del patriarcado y de las tradiciones y los valores y cómo estos limitan la libertad y emancipación de las mujeres; además se muestra también lo mal visto de la homosexualidad (la de las hombres porque la de las mujeres ni siquiera es algo que se contemple como posible, lo que resulta más duro aún).

En definitiva, este conjunto de relatos nos permiten ampliar nuestra mirada a la vida, dificultades y también a la diversidad y a los proyectos de otras mujeres en el mundo. La lucha por la igualdad continúa.

*Publicado originalmente en el blog del Club de Lectura Feminista de la Asociación La Maraña.

La señora Dalloway. Virgina Woolf

woolfEn una sociedad victoriana hermética y de ideas conservadoras, la escritora Virginia Woolf (1882-1941) consiguió sobresalir con su talento y, además, ser reconocida como una gran intelectual en su propia época. Escribió novelas, ensayos, cuentos y fue una gran oradora.

Bien es cierto que era una época en la que hacía falta pertenecer a una clase acomodada para acceder a la cultura, aunque era más difícil para las mujeres (en una ocasión le negaron la entrada a la biblioteca porque las mujeres solo podían entrar acompañadas o con una carta de presentación). Woolf no fue al colegio pero sí que recibió formación en casa y tuvo acceso a libros que le facilitó adquirir conocimientos. Sin embargo, vivió también momentos duros. Su madre murió cuando ella tenía trece años y dos años más tarde, lo hizo una de sus hermanas. También sufrió abusos sexuales de uno de sus hermanastros, hechos que pudieron marcarla profundamente e influir en las continuas depresiones que padeció desde joven.

Estamos ante una mujer adelantada a su tiempo que perteneció a un club selecto de intelectuales, el Círculo Bloomsbury, creó junto a su marido su propia imprenta y mantuvo un matrimonio abierto al tener relaciones con mujeres; la más conocida fue su amante Vitta Sacke-Ville, en quien se basó para escribir su famosa novela Orlando.

Fue una escritora innovadora que intentó romper los férreos moldes de la época no sólo mediante sus historias sino también con un lenguaje innovador que escapaba al férreo control de las normas sociales. Es considerada una de las pioneras en la utilización del flujo interior de los personajes con gran brillantez como herramienta de narración, técnica que se aprecia especialmente en su novela Las Olas pero también en La señora Dalloway. También introdujo temas novedosos y provocadores en su tiempo como la homosexualidad, la sexualidad en Orlando, la transexualidad en Flush, la masculinidad y la guerra en Tres Guineas o la independencia de las mujeres en Un cuarto propio.

La señora Dalloway, publicada en 1925, tres años antes de que el sufragismo alcanzara su éxito en Gran Bretaña y que se menciona sutilmente en la novela, es su cuarta obra. La protagonista es Clarissa Dalloway, una mujer de la alta sociedad que está preparando una fiesta. La novela transcurre en único día y a lo largo de él nos encontramos con las reflexiones de Clarissa sobre su vida y sobre una relación amorosa anterior y con numerosos personajes, algunos que se conocen entre ellos, otros, que se cruzan casualmente en el camino a través de elementos ambientales y espaciales, como las campanadas del Big Ben o un parque londinense y que configuran la idiosincrasia y funcionamiento de la sociedad londinense del período de entre-guerras. Una sociedad dura y elitista que solo mira con buenos ojos a una clase social adinerada, que obedece a unas normas sociales muy rígidas y donde se percibe claramente la lucha y la diferencia de clases.

Encontramos mujeres que sufren, que se sienten encorsetadas en el debe-ser que la sociedad les impone, como la propia señora Dalloway, y del que les gustaría escapar. Existe un único modelo de mujer, estereotipo del que no está permitido salir y se espera la dependencia, la debilidad y la complacencia a los hombres. Además, se trata de una sociedad que ve con malos ojos la sexualidad fuera de la norma que son las relaciones hombres-mujeres. Las mujeres sienten atracción por otras mujeres pero se inhiben ante algo que está prohibido y que la sociedad condena.

Es interesante el tratamiento de las enfermedades mentales en la novela. La propia Woolf sufrió trastornos bipolares que la llevaron finalmente al suicidio. A través de Septimus Warren Smith, uno de los personajes de la novela, y el alter ego de Virginia Woolf, asistimos a una queja abierta del tratamiento que reciben las personas enfermas por parte de los médicos. La negación del derecho a tomar decisiones sobre sí mismos y su falta de autonomía, situación que la escritora pudo vivir en carne propia y que otras escritoras como Charlotte Perkins-Gilman en El papel pintado de amarillo y Janet Frame en la autobiografía Un ángel en mi mesa también trataron.

Nos hallamos, por tanto, ante el retrato de una sociedad violenta contra las mujeres y contra las clases sociales que no se consideran de la alta sociedad. Una violencia que se ejerce a través de las leyes. Una sociedad que considera a los otros un peligro. Virginia Woolf es capaz de mostrarnos a través de pensamientos, miedos, emociones y reflexiones entrelazadas una sociedad que califica de enfermas a quienes no cumplen los mandatos sociales cuando es la sociedad la que está realmente enferma.

La señora Dalloway, aunque sea una novela densa y compleja, quizás difícil en algunos momentos, es de imprescindible lectura ya que de ella se extraen temas de debate entorno a cuestiones feministas que hoy día continúan de actualidad. Por su parte, Virginia Woolf continúa siendo un referente del feminismo y su gran logro fue ser considerada , lo que es, un genio y no una musa.

*Publicado originariamente en blog del Club de lectura feminista de la Asociación La Maraña

Jóvenes y rebeldes… menos mal

chicaSer adolescente no es fácil. Ni ahora, ni en los años 80, ni en los 90 ni en el siglo XXI. Han pasado cerca de 20 años desde que yo fui joven y apuesto a que no hay mucha diferencia con las adolescentes de ahora. Seguimos con las mismas premisas, quizás con algunos cambios, propios de la adaptación a los tiempos. La presión de lo que otros esperan que seas (familia, amistad, escuela, sociedad, etc.) es muy duro. Creces con el rosa, las muñecas y las princesas Disney. Esperan de ti que seas una chica formal, dulce, callada, los demás determinan por ti que ropa te tiene que gustar llevar, qué música escuchar, cómo comportarte y todo para el que al final creas como propio el objetivo final en tu vida de conseguir un buen chico, que se convierta en tu marido y que tengáis hijos. A veces, quieres rebelarte y no puedes o no sabes cómo.

A veces, te sientes sola, puedes tener amigas, muchas o pocas, pero hay un momento de tu vida que te sientas incomprendida, alejada de la gente que te rodea, como si fueras una extraterrestre. No te gusta la ropa de Zara pero la compras. Escuchas música pop y regaetton pero si te lo plantearas quizás escucharías otro tipo de música. ¿Pero salir del molde? Quieres ser alguien diferente porque no te gusta lo que haces ni con quien estás pero quieres sentirte parte de un grupo.

¿Y qué sucede si no quieres ser lo que han elegido para ti? ¿Cuándo eliges ser tú misma?

Aquí os dejo cuatro libros donde las protagonistas son adolescentes o chicas jóvenes que rompen a su manera los moldes preestablecidos o que intentan salir del encorsetamiento en el que se encuentran. Reflexionan sobre ellas mismas, la amistad y el mundo que les rodea.

gopequiDeseo de ser punk de Belén Gopegui. Novela que comienza con una joven, Martina, que recibe la noticia de la muerte del padre de su amiga. A partir de ahí empieza a escribir una especie de diario íntimo. La música tiene un importante papel en la novela.

moranCómo se hace una chica de Caitlin Moran. Después de Cómo ser mujer, esta novela, con el mismo sentido del humor negro y ácido, su autora nos relata la vida de una adolescente, Johanna Morrigan que vive en un barrio de clase obrera y forma parte de una familia con pocos recursos. Su sueño: ser crítica musical.

partirPartir de Lucía Baskarán. Una joven se ha trasladado a Madrid con el objetivo de ser actriz de teatro. Con humor, la protagonista reflexiona sobre las ilusiones, el fracaso, el miedo y la depresión. Cómo la amistad y la familia pueden ser un apoyo para ponerte las pilas y rehacer tu vida.

clineLas chicas de Emma Cline. De momento, está siendo una novela con bastante éxito. Se trata de una versión libre sobre algunos asesinatos cometidos por unas chicas jóvenes que formaban parte de líder de una secta en los años 60, Charles Manson. Del mismo modo, que las otras, la soledad, la curiosidad, la necesidad de no ser invisible ante la sociedad lleva a la protagonista, Evie, a unirse a un grupo de chicas que llevan una vida muy diferente a la suya.

¿Conoces más libros donde las protagonistas sean adolescentes o chicas jóvenes?

Solos. Paloma Bravo

Desde la cotidianidad se puede hacer política porque lo personal es político. Y eso lo que consigue Paloma Bravo en su novela Solos.

palomaSolos es una novela para valientes, para aquellas personas que estén dispuestas a cuestionar cierto status quo social como son las parejas y las amistades. Como ella misma dice en una entrevista, Solos va dirigida: “A todos lo que tienen miedo a la soledad y al dolor. A todos los que saben reír”.

Elena y Javi son el prototipo de pareja que delante de sus amigos intentan parecer la pareja perfecta pero que realmente está llena de dudas y miedos sobre su relación. Ambos provienen ya de una relación que no ha funcionado y con hijos.

La novela intenta mostrar que la sociedad nos obliga a estar en pareja, que es la situación ideal (la situación ideal para que los estados puedan controlarnos más fácilmente). Ellos dos se dan cuenta de que su relación ha llegado a su fin pero por miedo a que les vean como fracasados y por miedo a la soledad, no se atreven a dar el paso.

soledadNos sentimos solas si no tenemos pareja pero la realidad es que tenemos amistades, familiares, compañeras de trabajo, vecinas, etc. ¿Por qué la felicidad ha de girar en torno a la pareja?

El personaje de Ana, una amiga de la pareja me parece grandioso: independiente, divertida, valiente, con sentido del humor, con iniciativa, con las ideas claras. Es reconfortante encontrar un personaje femenino que sea fuerte y rompa estereotipos (a pesar, de que como todo el mundo tenga sus miedos).

Tomás es el cuarto personaje de la novela, muy amigo de Ana. Me ha gustado también que entre ellos, a pesar de que Elena y Javi lo intentan, no haya una relación amorosa. Mujeres y hombres pueden tener relaciones de amistad entre ellos, sin nada más.

Entre las conversaciones que surgen entre estos cuatro personajes nos vamos haciendo una imagen de los temores individuales así como de las imposiciones patriarcales que todas las personas sufrimos y el pavor que tenemos a tomar decisiones para no salirnos de los márgenes que nos han impuesto.

Novela necesaria. Espero que haya más.

Entrevistas a Paloma Bravo:

La chica miedosa que fingía ser valiente muy mal

En muchas ocasiones, escribir artículos de opinión con gran cantidad de seguidoras en las redes sociales, permite escribir, publicar y publicitar novelas que causan un revuelo que muchas veces no va acorde con la calidad del libro.

La chica miedosa que fingía ser valiente de @Barbijaputa es uno de ellos. Lo compré ilusionada. Suelo ser lectora habitual de sus artículos de opinión pero también si quiero ser fiel como lectora crítica, debo reconocer que el libro me ha decepcionado.

barbiPasé de la emoción inicial de encontrar un libro diferente y feminista a encontrarme con algo poco original y transgresor. Es un libro sencillo, rápido de leer, al estilo de los superventas, donde la protagonista busca empoderarse y tomar sus propias decisiones respecto de su vida. El humor está presente en toda la novela y puede que sea su punto más fuerte.

Sin embargo, se queda en una historia típica centrada en los devenires amorosos de una chica. Las menciones a su militancia, a sus reivindicaciones se quedan en meras menciones a lo largo de la novela para intentar darle un halo feminista y transgresor pero sin conseguirlo.

Quizás, podamos pensar que el libro trata de reflejar el momento de reflexión y el proceso de cambio que una mujer sigue hasta ponerse las gafas moradas pero insisto en que se trata de una mera ilusión.

Son necesarias historias que den un paso más y ya muestren otros perfiles de mujeres, que sean referencia, que veamos que ya existen, algunas desde hace tiempo, y que han hecho mucho por nosotras.