Vernon Subutex. Virginie Despentes

Escuchar el nombre de Virginie Despentes es mencionar a un referente del feminismo. Su Teoría King Kong es un referente, un clásico, un imprescindible.

Vernon Subutex es su última novela, la primera de una trilogía. En Francia ha sido un gran éxito. Sin embargo, creo que comparado con otros, resulta un libro bastante flojo e insulso.

vernon.jpgNarra la historia de un hombre, que ha pasado de vivir de las ventas en su tienda de discos, a quedarse sin trabajo y sin casa. Es una situación bastante habitual, no sólo en Francia, sino también en otros países como España. Llama la atención el protagonista masculino, algo novedoso en Despentes. En una entrevista ha comentado que el hecho de poner a una mujer en esta situación, es decir, una mujer en la calle, no hubiera resultado tan guay.

El protagonista no parece tan cool, como dice ella. Resulta un tipo que vaga y que de alguna manera va viendo qué puede sacar de las mujeres, aunque aparente que sean ellas las que se acercan a él.

Desde mi punto de vista, esta afirmación por un lado, me lleva a pensar que en la mente de los lectores hay pensamientos sexistas puesto que como en otros tantos aspectos, la misma cosa está vista con mejores ojos en hombres que en mujeres. Por otro lado, me sorprende de una mujer transgresora e independiente que parece que busca, en este caso, cierta aprobación… o cierto éxito literario.

Es cierto que en la novela no falta esa parte que se encuentra en los márgenes. Aparecen transexuales, lesbianas, chicas que llevan velo pero, en mi opinión, no tienen demasiada entidad.

Es un libro que cuesta leer, que se hace pesado en sus dos terceras partes, menos al final. Quizás su éxito radique en esa identificación por gran parte de la población con la posibilidad de tenerlo todo: casa, trabajo, amigos, familia, a no tener nada.

Espero nuevos libros de Virginie Despentes pero más en la línea del nombrado Teoría King Kong, Fóllame o Bye bye Blondie.

Anuncios

Jóvenes y rebeldes… menos mal

chicaSer adolescente no es fácil. Ni ahora, ni en los años 80, ni en los 90 ni en el siglo XXI. Han pasado cerca de 20 años desde que yo fui joven y apuesto a que no hay mucha diferencia con las adolescentes de ahora. Seguimos con las mismas premisas, quizás con algunos cambios, propios de la adaptación a los tiempos. La presión de lo que otros esperan que seas (familia, amistad, escuela, sociedad, etc.) es muy duro. Creces con el rosa, las muñecas y las princesas Disney. Esperan de ti que seas una chica formal, dulce, callada, los demás determinan por ti que ropa te tiene que gustar llevar, qué música escuchar, cómo comportarte y todo para el que al final creas como propio el objetivo final en tu vida de conseguir un buen chico, que se convierta en tu marido y que tengáis hijos. A veces, quieres rebelarte y no puedes o no sabes cómo.

A veces, te sientes sola, puedes tener amigas, muchas o pocas, pero hay un momento de tu vida que te sientas incomprendida, alejada de la gente que te rodea, como si fueras una extraterrestre. No te gusta la ropa de Zara pero la compras. Escuchas música pop y regaetton pero si te lo plantearas quizás escucharías otro tipo de música. ¿Pero salir del molde? Quieres ser alguien diferente porque no te gusta lo que haces ni con quien estás pero quieres sentirte parte de un grupo.

¿Y qué sucede si no quieres ser lo que han elegido para ti? ¿Cuándo eliges ser tú misma?

Aquí os dejo cuatro libros donde las protagonistas son adolescentes o chicas jóvenes que rompen a su manera los moldes preestablecidos o que intentan salir del encorsetamiento en el que se encuentran. Reflexionan sobre ellas mismas, la amistad y el mundo que les rodea.

gopequiDeseo de ser punk de Belén Gopegui. Novela que comienza con una joven, Martina, que recibe la noticia de la muerte del padre de su amiga. A partir de ahí empieza a escribir una especie de diario íntimo. La música tiene un importante papel en la novela.

moranCómo se hace una chica de Caitlin Moran. Después de Cómo ser mujer, esta novela, con el mismo sentido del humor negro y ácido, su autora nos relata la vida de una adolescente, Johanna Morrigan que vive en un barrio de clase obrera y forma parte de una familia con pocos recursos. Su sueño: ser crítica musical.

partirPartir de Lucía Baskarán. Una joven se ha trasladado a Madrid con el objetivo de ser actriz de teatro. Con humor, la protagonista reflexiona sobre las ilusiones, el fracaso, el miedo y la depresión. Cómo la amistad y la familia pueden ser un apoyo para ponerte las pilas y rehacer tu vida.

clineLas chicas de Emma Cline. De momento, está siendo una novela con bastante éxito. Se trata de una versión libre sobre algunos asesinatos cometidos por unas chicas jóvenes que formaban parte de líder de una secta en los años 60, Charles Manson. Del mismo modo, que las otras, la soledad, la curiosidad, la necesidad de no ser invisible ante la sociedad lleva a la protagonista, Evie, a unirse a un grupo de chicas que llevan una vida muy diferente a la suya.

¿Conoces más libros donde las protagonistas sean adolescentes o chicas jóvenes?