Apegos feroces. Vivian Gornick

Según el diccionario de la RAE que el apego es la afición o inclinación hacia alguien o algo. Apego, en el ámbito psicológico, sería un vínculo emocional, duradero, intenso y cercano que se establece entre dos personas. Está muy relacionado con los primeros meses en la relación entre una madre y su hija pero también se establecen este tipo de vínculos en la edad adulta.

9788416677399Apegos feroces de Vivian Gornick ha sido elegido este año 2017 Libro del Año por el Gremio de Libreros de Madrid aunque no lo comentamos en este blog por este motivo sino, porque independientemente del premio, es un buen libro que explora las relaciones madre-hija, que remueve por dentro y cuya traducción al castellano llega 30 años después de ser publicado por primera vez.

La literatura, como dice Laura Freixas, no ha sido muy generosa a la hora de abordar este tipo de temas. De hecho, Freixas fue una de las primeras en tratarlos mediante libros como Madre e hijas donde se recopilan relatos de diferentes autoras que abordan lo que sucede entre las madres y sus hijas.

Por su parte, Vivian Gornick en estas memorias nos muestra la relación con su madre y con otras mujeres de su entorno. La autora pasea con su madre y recuerda y comparte momentos de su niñez y juventud,  con el fin de entender los malestares  y de sanar. Desde mi punto de vista, la historia sucede en dos entornos principales bien diferenciados: la casa y la calle. La casa como metáfora de la reclusión, la falta de libertad, el lugar designado para las mujeres, el conflicto y las discusiones y que tiene mucho que ver con la infancia y el apego que surge entre ella y su progenitora. La calle, un lugar abierto, más tolerante, que pretende ser el lugar donde las dos acercan posturas y hacen por entenderse la una y la otra.

Es un libro que nos muestra cómo lo que aprendemos, lo que nos inculcan influye en nuestras creencias y forma de entender la vida. A veces, intentamos no defraudar o cumplir con lo que se espera de nosotras y, entonces, dejamos de ser felices.

Necesitamos explorar y analizar nuestras relaciones para conocernos mejor y permitirnos ser nosotras mismas más allá de las expectativas de nuestros seres queridos.

Anuncios

Discípulas de Gea

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito define la Trata de personas como “el traslado de seres humanos de un lugar a otro dentro de las fronteras de un mismo país o hacia el exterior con fines de explotación, en su mayoría explotación sexual, laboral o en la mendicidad”

La trata y la explotación sexual mueven una cifra superior a los 8 millones de euros al día en España, según datos del Ministerio de Sanidad. Según la ONU, cerca de 140.000 mujeres acaban atrapadas en redes que les chantajean con fines de explotación sexual. Este es el tipo de trata con mayor casos, y supone un 50 % del total, siendo mujeres y niñas las principales afectadas (71 %)

En España existe desde 2015 un plan específico contra la trata. Concretamente en Guadalajara, existe desde 1983 una asociación, Guada Acoge, que tiene como misión fundamental el apoyo a personas inmigrantes, personas en riesgo de exclusión social y también está desarrollando un programa contra la violencia de género y la explotación sexual. Precisamente, para  apoyar este último programa nació la idea hace más de un año desde Inventa Editores la idea de Discípulas de Gea.

Díscipulas de Gea es un libro colectivo compuesto por las aportaciones de 36 mujeres. Se ha realizado mediante Crowdfunding y todas las aportaciones irán destinadas sostener el programa que hemos mencionado más arriba.índice

El libro está compuesto por relatos, poesías e ilustraciones que reivindican y dan valor al  trabajo artístico que realizan las mujeres, por un lado, y visibiliza la situación, las dificultades o la violencia que han sufrido las mujeres a lo largo de los tiempos. Historias que nos hablan de las luchas, de las maternidades, la amistad, el miedo, la fuerza, la resilencia, la necesidad de romper estereotipos y cambiar la sociedad, el derecho a decidir y ser quien una quiera ser, temas todos que nos tocan muy de lleno a las mujeres y de los que debemos ser conscientes a nivel individual para llevar a cabo movimientos y cambios colectivos.

Mujer. De Zahra El Hasnaoui

“Cuando

la verdad se quemaba en hogueras.

Cuando

se hablaba de cuerpos

carentes de alma,

y almas carentes de razón.

Cuando

el silencio helaba

zapatos rojos en la acera.

La breve sonrisa tornó

el frío en abrazo,

el golpe en fuerza.

Entre lides y  hastío

recuperaste la voz,

el viento y las flores”

Las ilustraciones y fotografías, realizadas mediantes diferentes técnicas, tienen mucha fuerza y en ellas predominan el cuerpo de las mujeres que se resisten, que buscan un cambio, que transmiten sentimientos, emociones, dolor y rabia pero también alegría, vitalidad y esperanza. Muchas de ellas  acompañan a los textos pero, sin lugar a dudas, tienen mensaje y entidad propia.

IMG_20171210_103020

Laura Virumbrales

En cuanto a los relatos, merece la pena destacar Las mentiras del espejo de Laura Riñón, un relato que nos recuerda el esfuerzo que tuvieron que realizar muchas mujeres para sacar a sus hijas adelante y cómo la sociedad invisibilizó su trabajo (en muchos casos, atribuyéndoselo a sus maridos) y lo menospreció… por el hecho de ser mujeres. Además, es el reflejo de otras tantas mujeres escritoras que tuvieron que hacerse pasar por hombres para poder trabajar en lo que deseaban: desde las hermanas Brönte, George Sand, María Lejárraga, Concepción Arenal  hasta la periodista (como en el caso del relato) y reportera de guerra Carmen de Burgos “Colombine” que publicó incluso bajo el seudónimo de Perico el de los Palotes.

Libros como Discípulas de Gea son necesarios. Libros que buscan la igualdad en el ámbito literario pero que también son generosos y solidarios.

Discípulas de Gea from Discípulas de Gea on Vimeo. Realizado con mucho cariño por Elvira Ongil y con banda sonora de Anibassia Vals. Merece la pena verlo.

La prostitución

La prostitución es un tema de debate conflictivo y polémico dentro del feminismo. Hay dos posturas claramente diferenciadas y que difícilmente parecen llegar a puntos de encuentro: las antiprostitución y la proprostitución. También, sin ser una experta en el tema o tener demasiado conocimiento puede resultar complicado dar una opinión o posicionarse de un lado u otro. Se podría hacer, eso sí, ¿con criterio? Pero, ¿sólo existe un lado y otro con argumentos muy marcados en un sentido y otro, de los que no te puedes salir?

Por este motivo, la lectura resultará una gran aliada. Me parecen interesantes tres libros:

  • elserEl ser y la mercancía de la escritora sueca Kajsa Ekis Ekman. Aborda el tema de una manera sencilla y accesible. Lo más positivo del libro es que, aunque ella, es antiprostitución, muestra los argumentos que habitualmente ofrecen las dos posiciones y cómo estos han llegado a un punto de no encuentro. Además, en una segunda parte, trata también el controvertido tema de los vientres de alquiler, (aunque lo hace de una forma más somera y rápida) a los que encuentra parecidos con la prostitución en cuanta que a las mujeres se les reifica o cosifica.
  • prostitucionLa Prostitución de Beatriz Gimeno. Un libro que considero básico puesto que parte de la necesidad de cambiar el debate en torno a la prostitución. Plantea que es necesario conocer el estado de la cuestión y realizar autocrítica con la propia posición, tener en cuenta el contexto histórico y social y no cerrarse en unos argumentos que cada sector considera inamovibles y que tienen que ser aceptados para poder “formar parte” de ese grupo de opinión. Me parece especialmente interesante el hincapié que realiza sobre centrarse en el efecto y los daños que tiene la institución de la prostitución sobre la igualdad.
  • liberadLiberad al feminismo de Morgane Mertuil. En este libro podréis encontrar el punto de vista de una prostituta por elección y feminista que reflexiona sobre cómo afrontar los feminismos este tema.

Como veis, es posible acercarse a la prostitución desde diferentes puntos de vista. Después de leer los libros lo que más interesante me ha resultado es la necesidad de abrir la mente. La sensación que me queda es que hay argumentos muy establecidos desde hace tiempo, casi inmutables, como si no pudiera cambiar el entorno, el contexto, las situaciones o se pudieran incluir matices. De aquí, la necesidad, de informarse, de escuchar y de ser tolerante.

¿Recomendáis más libros al respecto?

¿Cómo establecer un canon literario feminista?

El canon literario, cuyo origen del término se encuentra en el griego, y significa “vara” o “norma” es precisamente eso, una suerte de criterios que configuran una especie de norma para valorar como grandes obras y referentes determinadas novelas. Este canon, aunque a veces, se hable de un canon universal de la literatura, está estrechamente relacionado con el contexto cultural por lo que el canon de occidente puede no tener nada con el oriental, el africano, etc.

road-sign-361513_960_720Siempre que haya una norma, que puede estar creada desde el poder, sería conveniente preguntarnos: ¿quién la ha creado? ¿Desde dónde? ¿Para quién? ¿Quién la aplica?

No será difícil darnos cuenta de que lo ha sido por y para el hombre, es decir, el canon literario, se establece dentro de una sociedad patriarcal donde existe un discurso hegemónico que excluye a las mujeres. Lillian Robinson, dentro de la crítica literaria feminista en 1983 ya dijo que el canon literario era básicamente androcéntrico y masculino.

De hecho, el libro El canon occidental de Harold Bloom fue un libro muy polémico, donde las mujeres escasean, que como también comenta la crítica literaria Berta Delgado hay que leer con cuidado.

¿Por qué es importante cambiar el canon?

Porque el canon, la literatura que se escoge como referencia, va a ser un imaginario para la sociedad, unas referencias simbólicas culturales que tendrán incidencia en nuestra manera de ser y estar en el mundo y se está excluyendo la creación literaria realizada por mujeres.

Porque hasta ahora se ha estado legitimando el punto de vista, el pensamiento y los intereses masculinos y se ha marginado y denigrado las historias contadas por mujeres con adjetivos peyorativos como intimista, emocional, femenina, comercial, personal. Las mujeres no están presentes o bien se muestran de forma marginal, periférica, como una cuestión que sólo interesa a las mujeres; un personaje femenino parece que sólo puede interesar a un público femenino mientras que de  una novela protagonizada por un hombre nunca se dice que sólo vaya dirigida a un público masculino, que únicamente hable de cosas de hombres.

Porque, como decía Virginia Woolf, las mujeres aparecen sobrerrepresentadas como personajes, musas o público lector pero apenas se habla de ellas como escritoras.

Recientemente, otro año más, el premio Nobel de Literatura. Otro año más, no lo gana una mujer. Más de 100 ediciones, desde 1901, y tan sólo lo han ganado 14 mujeres. Esto está creando, como decíamos, unos referentes culturales llenos de sexismo y discriminación. Como dice Laura Freixas, todavía es necesaria mucha igualdad en la literatura para combatir la opresión, la injusticia, la insubordinación y la sumisión.

imagesCreo que un argumento motivador es para luchar por este cambio es que daba Helen Cixous en su libro La risa de la medusa: Hay un lugar donde no es necesario reproducir el sistema político, cultural, económico y social: LA ESCRITURA.

Pues adelante. Por un canon literario más feminista.