La menstruación

El tema de la menstruación es un tema incómodo, del que no gusta hablar. De hecho, encontrar o haber leído novelas donde este tema sea el central o se trate en alguna parte  puede resultar trabajo arduo. ¿Por qué?

Erika Irusta, pedagoga menstrual (sí, así como suena) define el ciclo menstrual como “un compendio de niveles hormonales que modifican el cuerpo, así como la mente”.

Sin pretender caer en un carácter esencialista, ella afirma que la regla es algo fisiológico que en sí mismo no es malo sino que la cultura, el patriarcado le ha dado connotaciones negativas y lo ha convertido en una cuestión tabú.

A lo largo de la historia, de una u otra manera se ha visto (ya sea religión, filosofía o creencias populares) como algo que ocultar o que trae mala suerte.  En el artículo “Mancho pero no doy asco” podéis encontrar ver unas pinceladas sobre la concepción de la regla en distintos ámbitos.

aliados14Volviendo a Erika Irusta. Realiza un trabajo interesante en cuanto que ha creado una comunidad que trabaja en temas educativos y con perspectiva de género en torno al ciclo menstrual. Se llama el Camino Rubí y ofrece sesiones on line, boletínes, etc. Ha publicado diversos libros que hablan no sólo la menstruación sino otros temas relacionados con el cuerpo: Cartas desde mi cuarto propio o Diarios de un cuerpo propio.

También Simone de Beavouir habló en su conocida obra El segundo sexo sobre la menstruación y lo que suponía. Por un lado, consideraba que hubo un tiempo (con las sociedades matriarcales) en el que la idea sobre la menstruación era ambivalente, podía ser bueno o malo. Ella afirmaba que con la llegada del patriarcado las creencias sobre la regla se convirtieron en negativas y a partir de entonces fue un tema nefasto y mal visto en la sociedad.

Por otro lado, de forma un tanto dura, en el citado libro, mostraba algunos de los  momentos difíciles a los que podía enfrentarse una mujer cuando tenía la regla. Decía “[…]en cada nueva ocasión, la joven vuelve a experimentar el mismo disgusto ante aquel olor insípido y corrompido que asciende de sí misma (olor a pantano, de violetas marchitas), ante aquella sangre menos roja y más sospechosa que la que fluía de sus heridas infantiles. Día y noche tendrá que pensar en cambiarse, en vigilar su ropa interior, sus paños higiénicos, resolver mil pequeños problemas prácticos y repugnantes

Las creencias y pensamientos que han ido difundiéndose a lo largo de los tiempos (desde que no te puedes lavar la cabeza hasta que una mujer con la regla cerca de una cosecha la estropea) ha logrado que las mujeres vivamos la menstruación como algo doloroso emocionalmente (y físico, también para muchas), algo malo, algo que hay que evitar que se note. Bien sabemos que los anuncios de compresas y tampones suelen generar malestar porque precisamente no muestran la menstruación como un hecho fisiológico normal sino que todo va encaminado a que parezca que no se tiene o que no se sufre.

El tema de la menstruación no deja de ser un tema controvertido porque somos diversidad de mujeres y posiblemente vivimos esos días de maneras muy diferentes y, por tanto, variadas maneras de abordarlo o enfrentarlos. Sin embargo, con independencia de esto, sí que es necesario conocer nuestro cuerpo, cómo funciona, cómo reaccionamos ante él, aprender a aceptarlos y ser conscientes, como decíamos, de que existe una cultura patriarcal que menosprecia y rebaja todo lo que tiene que ver con las mujeres.

aliados13

Hace un par de años más o menos, la poeta Rupi Kaur fue censurada en Instagram por mostrar fotos de ella menstruando dentro de un proyecto fotográfico sobre este tema, un indicativo de cómo se concibe en estos días la regla. En su página web podéis ver las fotos de este trabajo titulado Period.

aliados12

Period. Proyecto fotográfico Rupi Kaur

En sus poemas, feministas, habla también, junto a temas como la violencia, la sexualidad, la depilación, de la regla (traducción propia del inglés):

“Al parecer es de mal gusto

mencionar mi período en público

puesto que la biología de mi cuerpo

es demasiado real.

Es más correcto vender

lo que está entre las piernas de una mujer

que mencionar su funcionamiento interno.

El disfrute de este cuerpo es visto como hermoso

mientras que su naturaleza es algo feo”.

Podéis leer más poemas, acompañados de ilustraciones, en sus libros Leche y Miel (de donde procede este poema) y Otras maneras de usar la boca.

En el libro Monólogos de la vagina de Eve Ensler (que también fue una obra teatral) se entrevista a más de 200 mujeres que cuentan, entre otras cosas, sus experiencias en torno a la regla: cómo se sienten, qué les han dicho que pueden o no hacer, etc.

Mejor Lola que mal acompañada

Otros libros, aunque no tienen como eje central la menstruación, también tocan temas relativos al cuerpo y sus procesos en las mujeres: Cómo ser mujer de Caitlin Moran,  Zonas húmedas de Charlotte Roche o Mejor Lola que mal acompañada de Raquel Riba Rosy.

También,rastreando, en la literatura infantil encontramos  algunos títulos que tratan este tema e intentan acompañar a las niñas en este proceso e informarlas como Mamá me ha venido la regla de May Serrano, El libro rojo de las niñas de Cristina Romero y Francis Marín o El tesoro de Lilith de Carla Trepat.

Y para finalizar os dejamos este vídeo de Malena Pichot, artista y humorista argentina: Boludas que menstrúan.

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s